Google Introduzca los términos de búsqueda.

   Rosario, Cuna de la Bandera -   |Pagina Principal |

Agenda | Biografias | Discos Salsa Musica| Djs salsa | Donde aprender | Letra de canciones | Noticias Salsa

Profesores | Radio Salsa | Rincon Literario | Historia Ritmos | Salsa Videos Salseras | Show para fiestas

Rosario | Buenos Aires | Chaco | Cordoba | Mar del Plata | Mendoza | NOA | Internacionales

Noticias Salsa, musica tropical


Salsa + mucho talento = Gilberto en Argentina

Fuente: Oscar Cacho Lemos / Para Primera Hora


 

Buenos Aires. Gilberto Santa Rosa se presentó en el mítico estadio Luna Park, ubicado en pleno centro de esta ciudad, tras una gira sudamericana que contempló un único concierto en la Argentina. Y le fue como soñado. Desde los tiempos de Celia Cruz, no se veía en la tierra del tango una demostración de talento salsero como la que plasmó Gilberto ante un público -más de 6 mil personas- que lo ovacionó en todo momento, demostrándole un profundo cariño.

 

Arrancó con su clásico Déjate querer, para proseguir con Conteo regresivo, Conciencia, Mentira, Sin voluntad, Vivir sin ella, Pero no me ama, No te vayas, Un montón de estrellas y otros de sus éxitos coreados por espectadores ávidos de salsa.

De pronto, y sin que los músicos imaginaran, Gilberto se dio “el gusto” de cantar un tango en la Argentina. Fue La última curda, de principio a fin, y sin acompañamiento musical. Lo hizo con mucha emoción, como un himno dedicado a los argentinos, provocando aplausos y gritos de sus fanáticos.

 

Santa Rosa, de impecable vestimenta, dejó toda su jerarquía de dominio escénico. Cantó, bailó, saludó a todo el que se le acercaba al entarimado con la mano extendida, firmó banderas puertorriqueñas, argentinas y venezolanas, acompañó a bailarines y agradeció el afecto de los amantes de su arte.

La orquesta que lo secundó, compuesta por 12 músicos y dirigida por Georgie Torres, mostró una capacidad sonora de excepcional calidad, como así también el acompañamiento de los coristas. Nada que objetar, todo para elogiar.

Para el “Caballero de la Salsa”, éste fue su tercer viaje a la Argentina; el primero como simple turista, el segundo -el año pasado- para presentarse en un local inapropiado para su calidad de artista internacional. Pero esta vez lo hizo a lo grande, como se merece, en el Luna Park, aunque con muy escasa publicidad. Teniendo en cuenta este último detalle, su concierto tuvo un importante marco de público, incluso pese a que se presentó tras un día laborable en medio de la semana y en gélida noche porteña.

 

Pero Gilberto Santa Rosa le puso calor caribeño, abriendo las puertas para una nueva actuación -eso sí, requiriendo una mayor difusión de su presencia- en un país en donde la gente que ama el tango, su música ciudadana llena de melancolía (¿tal vez tristeza?) pero que también queda sub- yugada por la salsa, en este caso condimentada por un verdadero, y de lujo, embajador puertorriqueño.

Visitas ilustres

Gilberto Santa Rosa recibió en su camerino del Luna Park la visita de artistas argentinos, como el comediante, cantante salsero y amigo personal Miguel del Sel, y también de representantes boricuas, funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires, que anhelaban saludar al artista, como una manera de estar cerca de sus afectos patrióticos.

Betsaida Torres, original de Caguas, e Ivette Pérez, de Isla Verde, desplegaron una bandera de Puerto Rico para posar junto a Gilberto, mostrando emocionadas su admiración por estar junto a su ídolo.

 

Estadisticas Contactenos MSN:rosariosalsa@gmail.com

Página optimizada para Internet Explorer y Netscape a una resolución de 800x600 16 bit color.